La Posta del Chuy

En el Departamento de Cerro Largo, a unos 10  km saliendo de la ciudad de Melo, rumbo al este por la ruta 26 que conduce a la ciudad de Río Branco, encontramos  sobre la izquierda un camino vecinal.    Luego de unos 2 km,  se continúa con unos 500 metros con un camino de tropa.  Al final del camino se encuentra un viejo puente y a su vera unas viejas casonas.  Camino,  puente y casonas están construidas en piedra.

Este viejo y solitario conjunto construido con trabajadas piezas de piedra arenisca unidas sin argamasa,  conforman un antiguo emprendimiento de posta de diligencias en la zona del Chuy del Tacuarí,  y que vulgarmente se la conoce como Posta del Chuy.

La Posta del Chuy Comienza a construirse en 1853 por dos hermanos,  canteros de profesión,  de origen vasco francés y apellido Etcheverry.  Considerada como única en Sudamérica, fue el primer ejemplo de una obra de vialidad nacional  ejecutada por medio de un sistema de concesión de obra pública.

Pasada la mitad del siglo XIX,  como respuesta a intereses de orden económico, se intensifica la producción agropecuaria,  la comercialización de ganado,  el abastecimiento de productos y el intercambio comercial entre los pobladores de esta región fronteriza.  Como consecuencia se hace necesario desarrollar las vías de comunicación.

En este estado de situación,  el estado establece por Ley 429 de junio de 1855,  bajo la denominación de “Peaje, Pontazgo y Barcaje” una serie de impuestos que podrían percibirse por distintos tipos de obras públicas que fueran contratadas a sociedades privadas, (puentes, balsas, botes,  canales acueductos, etc.).

Dentro de este marco la Junta Administrativa de Cerro Largo firmó contrato con los dos Sres. Beltrán y Juan Etcheverry, (vasco-franceses),  cuyo objetivo era la construcción de dos puentes, uno sobre el arroyo Chuy y el otro sobre el arroyo Conventos,  fijando los plazos correspondientes.

El contrato incluía el detalle de la construcción de los puentes y las habitaciones anexas.  Los hermanos Etcheverry tenían gran experiencia como constructores de obras de esta naturaleza,  pues estaban a la terminación de un puente en Arroyo Grande en el vecino Brasil.

Los empresarios Etcheverry no cumplieron con su parte del contrato.  Nunca construyeron el puente sobre el arroyo Conventos.  La construcción del puente sobre el arroyo Chuy fue largamente prorrogada,  y por las quejas sobre el alto costo de los peajes, el estado realizó varios intentos de  rescindir el contrato.    Pese a estos intentos, el puente sobre el arroyo Chuy fue explotado por los Etchverry y sus descendientes hasta 1919.-

El puente de la Posta del Chuy,  tiene casi 85 metros de largo,  construido en piedra arenisca de la zona.  Está formado por arcos escarzanos, sostenidos por grandes pilares o tambores espaciados regularmente, lo que le da la característica de único en Uruguay.

Los pretiles del puente son de considerables dimensiones lo que le daba muy buena  seguridad al tráfico, aún en el momento de pasaje de tropas.

Además del puente se completaba el conjunto de la Posta del Chuy con  varias construcciones de forma y material similar al puente, con  paredes de más de 1 metro de espesor.  La construcción principal,  destinada a la pulpería,  era de dos plantas.

La planta baja destinada al local de comercio, pulpería o almacén de ramos generales,  separada con una espesa reja de madera dura de la parte destinada a las habitaciones de relación para los clientes, con una gran cocina y fogón a leña.

La planta alta estaba destinada a dormitorios.  Todas las aberturas de las  habitaciones estaban protegidas por rejas y gruesas puertas y postigos, con trancas y pasadores.  Semejaba una pequeña fortaleza que garantizaba la seguridad de la vida y los bienes de sus habitantes,  y reflejaba medidas para el ambiente y los riesgos de su época.

La circulación por el puente era regulada mediante una gruesa cadena tendida sobre el puente.  Una vez pago el peaje la cadena se bajaba,  por medio de un torno,  siempre desde el interior de la construcción.

Cocinas para peones y troperos eran también construcciones en la Posta del Chuy. Como la posta estaba cerca de Melo,  salvo para ocasionales crecidas del arroyo,  era una simple parada de relevos de diligencias.  Pero para los troperos era un punto de descanso y albergue nocturno.

Hoy día la Posta del Chuy, ha sido declarada Monumento Histórico Nacional y es mantenida como  “Museo del Gaucho, del Campo y de la Frontera”,  visitado por numerosos turistas que saben disfrutar de una experiencia gratificante.

Este grupo de construcciones fueron rescatados del olvido y la destrucción, por el esfuerzo de entre otros, del Sr. Horacio Arredondo, de la misma manera que otras reconocidas restauraciones como las fortalezas de Santa Teresa y San Miguel.

También es encomiable en este caso el esfuerzo de la Intendencia Municipal de Cerro Largo que mantiene regularmente este lugar y últimamente ha recuperado una vieja casona para centro de visitantes, exposiciones y presentaciones.

El visitante informado de este inquietante lugar,   tendrá una silenciosa y particular invitación de recorrerlo a pie y dar rienda suelta a su  imaginación,  en la que podrá hacer una lúdica evocación de época.

Leer Más