Parque Anchorena

A unos 20 km de Colonia del Sacramento, saliendo en dirección noroeste, por la ruta 21 que une a esta ciudad con Carmelo, sobre la izquierda de la ruta, nos encontramos con la entrada al Parque Anchorena, residencia de descanso de la Presidencia de la República y espectacular paseo.-

Según cuentan las crónicas de la época, sobre el año 1907, el joven y aventurero Aaron de Anchorena, en compañía del piloto Jorge Newbery, sobrevoló esta paradisíaca región en un globo aerostático que había partido de Buenos Aires. Quedó maravillado con estas tierras y enterada su acaudalada madre, le obsequió a su hijo una porción de 11.000 hectáreas sobre las costas del Río de la Plata, a la altura de la desembocadura del Río San Juan.

Aaron de Anchorena se dedicó en buena parte de su vida, a poblar estas tierras con múltiples especies de flora y fauna exótica,  que personal y delicadamente seleccionó,  en sus vastos viajes alrededor del mundo. Esta  selección arbórea, florística y de fauna foránea, que dio a este parque las dimensiones de un verdadero arboreto, la complementó con una singular obra arquitectónica.

Anchorena introdujo el ciervo Axis , originario de la India, el jabalí del Cáucaso, monos, búfalos, canguros, faisanes y muchas otras especies, pero solo las dos primeras persisten hasta el día de hoy, y para el caso del jabalí transformado en plaga en algunos lugares de nuestro país.

El parque fue armado con asesoramiento de varios paisajistas como el alemán Germán Bottrich, en el que viven armoniosamente los robles, arces japoneses,  alcornoques, y decenas de variedades de eucaliptus traídos personalmente desde Australia por Anchorena, con especies autóctonas como ceibos, canelones, sauces criollos, lapachinos arrayanes, mataojos, etc.

De similar manera los ciervos y jabalíes, coexisten con muchas especies autóctonas; entre ellas patos, cisnes de cuello negro, cardenales, carpinteros,  picaflores, zorzales, etc.

Buena parte de la magnificencia del parque Anchorena está dada por las numerosas construcciones  como la propia residencia y la capilla.

La principal construcción es la residencia de descanso de los jefes de estado, como se dispuso especialmente como obligación en el testamento de la donación, edificio que en su origen fue la propia residencia de Aarón de Anchorena y su familia.

La construcción esta realizada con profusión de piedra y madera, de estilo Tudor con fachada normanda, con salas sobrias,  confortables,  revestidas con lambriz, con vigas de madera que recuerdan el típico estilo de las fincas rurales de la campiña inglesa. La entrada principal mira hacia un lago artificial  en lo mejor de este hermoso parque.

Salones, biblioteca totalmente elaborada en madera, lugares de trabajo y de estar,  están colmados de fotos, objetos  y detalles en los que se recuerda las grandes pasiones de Anchorena: los viajes y la caza.

La Capilla de estilo románico, de corte sobrio y adusto, recuerda la devoción de Anchorena por Santa Teresita.

Sobre 1927 Anchorena construye, con piedra extraída en la misma zona, una monumental Torre en homenaje a la primera fundación española en estos lugares por Juan Sebastián Gaboto, a 400 años de su llegada a estas tierras, con una escultura que recuerda al conquistador.

Esta torre de alrededor de 75 metros de altura, tiene una escalera de caracol interna que permite llegar hasta una elegante cúpula desde la que se divisa buena parte del Río e la Plata,  del San Juan y  según el día y el clima hasta la ciudad de Buenos Aires.

En la base de la torre se encuentran los restos de Anchorena, según sus propios deseos. Al morir Anchorena solo conservaba 4700 de las hectáreas iniciales, de las que legó al estado uruguayo 1270,  que hoy día forman este singular parque. Junto a la torre existe un pequeño museo, con piezas paleontológicas halladas en la zona, restos de animales prehistóricos, y diversos objetos de asentamientos españoles encontrados en las excavaciones que se practicaron para construir los cimientos de la torre.

Se agregan a estas construcciones la Capatacía, el Palomar, y la antigua caballeriza reciclada en la actualidad para cumplir funciones como Centro de Visitantes.

El elemento agregado para hacer que el visitante inquieto disfrute de este parque, son las visitas guiadas que regularmente se preparan para los turistas interesados.

OTROS LUGARES DE INTERES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>